miércoles, 17 de noviembre de 2010

Piedras en la vía de la igualdad

16 Jun 2010

Piedras en la vía

Esto es lo que hacen algunos teóricos del pensamiento único.Hay que ver el desparpajo que muestran ciertos economistas como el ínclito Pedro Schwartz, que es nada menos que premio nacional de Economía (no sé cómo les quedan ganas de darles premios encima del papelón que vienen haciendo desde 2007... Deberían leer a Krugman acerca de cómo tantos economistas pudieron equivocarse tanto, hace unos meses, en el New York Times) cuando se trata de repartir culpas y condenas.

Nada les detiene a la hora de arrimar el ascua a su sardina y ocultar los mecanismos verdaderamente responsables y que son, precisamente, las que los mantienen, a esos economistas y a otros servidores de ideas de segunda mano) en sus suculentas nóminas.

Hay algunas preguntas que hacerles: ¿Por qué esta crisis supone “el fin del Estado de Bienestar” cuando se ha originado y producido las mayores transformaciones en Estados Unidos, donde no es esa precisamente la práctica política que define aquellos Estados? Precisamente, el gobierno compró la mayoría del capital de General Motors para salvarla y así sigue. ¿Será eso la sovietización de la que habla Schwartz? Ah, no. Se refiere al sistema sanitario (europeo o español, para ser más preciso) cuando precisamente Obama está intentando establecer un sistema de cobertura universal.

¿Será el “Estado de Bienestar” lo que define a China o Brasil, gigantes sin crisis, uno con estructuras políticas totalitarias y sistema productivo ultra-liberal (como le gusta a Schwartz; ¡Será China su modelo?) y Brasil con estructuras políticas “socialdemocrátas” y estructura económica fascistoide? ¿Serán estos los modelos que van a suceder al europeo, tan insostenible?

¿De qué está hablando, Sr. Schwartz y, sobre todo, a quiénes pretenden engañar, con tanto aparato econométrico, tanta tasa y tanto índice y tanto número que pretende aparentar verdad donde solamente existe imagen? Todos los responsables de este absoluto descontrol que ha creado la especulación y el latrocinio masivo de los grandes capitales financieros mundiales deberían ser escuchados solamente cuando pidan disculpas.