lunes, 7 de junio de 2010

Una Pena...

Bueno, parece que el origen no fue malo. A ver como queda esta defensa del idioma que tuve que hacer en Tejas y que se explica en sí misma...

Después de tener que discutir con el responsable de Sistemas del Condado de Bexar, en Tejas, acerca de su incapacidad para registrar una marca con "ñ" , porque "sus computadoras no la tienen", tuve que escribir este poema (además de explicarle donde estaba la “eñe” y formular una petición, bastante más seria, al Juez responsable de este Registro, para que obligara al rigor en la transcripción e inscripción documental en un territorio que, como dice un monumento en su puerta, ha servido bajo nueve Gobiernos en sus 275 años de existencia, de los cuales más de ciento veinte "under the Spanish Rule", lo que significa millares de documentos que tienen la "ñ".) Además de otras iniciativas, aquí está mi cabreada respuesta:

Que Pena, Penita Pena

Una Peña quiero en San Antonio

Que me quite añoranzas de España

Y por más que me empeñe, ¡Qué Co_o!(1)

Un pastueño(2) se niega con saña.


El ñoño, ceñudo y lampiño

me riñe y dice que pergeñe(3)

una seña que nombre la Peña(4)

y que pueda escribirse sin eñe


Yo me extraño, ya que a San Antonio

(Donde no sólo hay peñas sino hasta montañas

Cañones, cañadas, tamañas hazañas...)

Cariñosamente, se le llama ... Toño(5)


Mientras haya niños y cañas y moños

Y cuñas y puños y sueños y mañas

¿Que puñetas (6) va a hacer un cabestro(7)

Para ceñir (8) a un cinqueño (9)de España?


No me vengan con coñas,(10)¡Qué Leñe!

Habrá que decirles, sin saña:

"Pues, Señor, yo, viniendo de España,

¿Cómo puedo escribir sin la EÑE?"


Andrés Holgado, San Antonio, Texas, 15 de Julio, 1.995

(1) La “ñ” aquí, aparece omitida por razones obvias, pero no es una palabra fácil de omitir para los españoles...
(2) Pastueño se aplica a un buey que pasta -come pasto- en el campo. El término "buey" se usa mucho en México con otro sentido, quizá más atinente al caso.
(3) Pergeñar, preparar, urdir, organizar
(4) Peña, además de un nombre propio, significa roca y asociación permanente de amigos, siendo una acepción, ésta última, muy popular en España, donde hay Peñas para todo.
(5) Diminutivo amistoso del nombre Antonio.
(6) Muy usado en España, hace referencia a ciertos bordados propios de la vestimenta varonil del Siglo de Oro español, y a otras habilidades específicamente masculinas de las que omitimos más detalles.
(7) Se utiliza para denominar a los bueyes castrados que ayudan a retirar un toro defectuoso en las corridas.
(8) Ceñir, apretar, fig. empujar, se utiliza por similitud con las tareas que los cabestros realizan para llevar al toro de vuelta al toril.
(9) Se aplica al toro de lidia de cinco años de edad
(10) Coña, broma, chanza.
Notas del autor, elaboradas a petición de una Biblioteca Pública de San Antonio, que utilizó el trabajo para ilustrar las posibilidades de nuestro idioma.