viernes, 7 de marzo de 2014

2001: Ulises no acaba de llegar...

2001 Ulises no acaba de llegar...


Hasta hace unos meses (con Siria como resto indecente de una política criminal de acoso y derribo del pan-arabismo laico) los medios "libres" hablaban de una "primavera árabe" inexistente que, según decían, trataba de "democratizar" los únicos países musulmanes que acaso pudieran llamarse democráticos o al menos en vías de serlo, por mantener sistemas laicos de inspiración socialista, a los que en dicha "primavera" se ha ido destruyendo y retrotrayendo a la teocracia y el fundamentalismo, viejos aliados y amigos de los explotadores mundiales, que mantienen estructuras políticas medievales en multitud de países, para seguir esquilmando sus recursos. Primavera árabe porlohcohoneh, para entendernos.

Pues el plan sigue y ahora le toca a Ucrania, donde al socaire de "entrar en la UE" quieren meterlos en la OTAN y ampliar el supermercado de la muerte que significa esa Organización nacida para la guerra, la agresión y el mantenimiento del terror que hace a las poblaciones sumisas para poder seguir haciendo negocios usureros e inhumanos. Ahora hablarán de la "Primavera eslava" o cosa similar, que ya tuvo su antecedente, por cierto mal cerrado aún, en la Yugoslavia destrozada con la ayuda (pagada) de... Alemania, que reconoció a Croacia Pasando de la UE, por cierto) y dio origen al genocidio posterior, para vergüenza de un país modélico en el mundo como era Yugoslavia, por muchos motivos.

Y todo ello para mayor gloria del grupo belicista que controla en buena medida a Estados Unidos (y a algunos otros que no se resignan a ser "segundones" y hacen negocios con el armamento aquí y allá)  que pretende erigirse en la UNICA potencia mundial, haciendo y deshaciendo guerras y gobiernos en su "periferia", obligando a comprar armas y manteniendo sus beneficios manchados de sangre de todo el mundo.

Todo esto tiene que cambiar y solamente China, Rusia, la India y... la Unión Europea (frágil porque así lo quieren algunos "socios" de Estados Unidos infiltrados en la UE) son los que pueden colocar a ese grupo militarista estadounidense, con la ayuda de su propio pueblo cuando se harte de ser carne de cañón, en el lugar que les corresponde: Ser uno más en un mundo multipolar en el que la guerra desaparezca para siempre del horizonte humano.

Parecerá utópico, pero es posible, y el hombre no puede resignarse a la animalidad y a la violencia neolítica, en el mundo presente.  En 2001, el niño nuevo que cierra la película ya había aprendido, pero no acaba de llegar a nuestra Itaca.