martes, 1 de abril de 2014

¿Quién ha ganado en Francia? El mes de Mayo te lo diré.


La importancia de Francia es enorme para Europa y conviene analizar con cierto detalle lo que ha pasado, más allá de cuestiones puntuales como pueden ser la alcaldía de París o la propia remodelación del Gobierno que ha realizado Hollande porque "ha oído el mensaje" de los que han votado... y de los que no lo han hecho.

En el eje izquierda-derecha, ciertamente la derrota del PS es importante (atendiendo a los votos emitidos) y la relación es de 60/40 de esos mismos votos en favor de la derecha. Pero si se atiende al eje sistema-antisistema (que en Francia tiene matices muy importantes pues el FN o el PCF y el Partido de la Izquierda coinciden en su rechazo tanto del bloque PS-UPM (ambos desnortados por un neoliberalismo extraño a AMBAS fuerzas que son en Francia mucho más "estatalistas" de lo que exigen los "manuales", lo que los deja sin discurso y afectados de corruptelas y desconfianzas cruzadas) como del rechazo al "europeísmo" que se ve como una amenaza a la cultura o a los intereses de los trabajadores y clases medias francesas.
 
 No todo el populismo es de derechas, como se cree ingenuamente: Muchos de los enemigos del "euro", pongamos, desde la izquierda, adolecen del mismo mal, confundiendo la expresión del dinero (sea la que sea) con el CAPITAL mismo; craso error. 

Si se suma la abstención, un 36% del censo total de votantes, (y en un país de la cultura política de Francia la gente no deja de votar por "ir al fútbol", por lo que cabe esta interpretación) a ese voto anti-sistema (aunque una parte, la del FN haya votado donde tenían candidatos y algunos de los de la izquierda hayan votado al PS (caso de París, tal vez) para evitar un avance aún mayor de la derecha, el hecho es que el "partido" ganador ha sido sin duda el del hartazgo de un sistema obsoleto.
 
 La gente ya no confía en los "políticos" del sistema y esa lección francesa puede ser premonitoria de lo que va a pasar aquí, donde puede ser mucho más intensa la debacle.
 
Será una rosa, será un clavel, el mes de mayo te lo diré...