miércoles, 17 de abril de 2013

Sobre estas piedras (ruinas, en realidad...) edificaré... La nueva religión.

Hace ya un año que me publicaron esta especie de broma en la que alguna piedra volandera tiraba yo... Como este "blog" está abierto para contener temas de debate o de reflexión, voy a ponerlo aquí también, con agradecimiento expreso para El Periódico, que me presto un espacio preferente y una foto muy propia:

Sección Artículo del día

ANDRES Holgado 08/04/2012

Para acceder a los contenidos de la hemeroteca debe ser usuario registrado de El Periódico Extremadura y tener una suscripción.
(Dejo los enlaces, como reconocimiento)  Pulsa aquí para ver archivo (pdf)


"Me he levantado yo guerrero hoy pero me pasa lo que al viejo Quijano, que se me mueven los gigantes y me van a hacer dar con los huesos en el suelo, porque no acabo de verles los entresijos para alancearlos como sin duda merecen. Habrá que seguir intentándolo, por más que algún que otro revolcón me lleve. La cosa va hoy de ciencias sociales, que es un tema que me trae a maltraer porque habiéndome yo egresado de sociólogo tiempo ha, sigo sin tener claro el carácter de ciencia de lo mío y el carácter de social de muchas otras ciencias . Pongamos, un suponer, la economía, que viene a estar muy de moda, tanto que se ha convertido en pseudo-religión (quinta esencia de la ciencia) puesto que ya tiene sus sacerdotes y todo.

Viene esta introducción a cuento porque he venido observando una tendencia medio mística en nuestro ministro Montoro , al que ya le he visto varias veces juntando las manos en esa actitud tan propia de estas jornadas de pasión. El ínclito Montoro, que de Economía se pasó a la crematística hacendística y no sé yo a estas alturas si estará rezando, o haciendo un exorcismo para que aumente la recaudación y huyan esos fantasmas de la recesión que no se van ni a tiros, o meditando seriamente sobre qué destino va a elegir después de que doña Elena , la Salgado, le haya birlado la posibilidad de pisar las calles nuevamente, con lo que nos gusta Chile a todos los que lo conocemos y hemos estudiado a Friedman y a sus Chicago Boys. Dónde mejor se va a estar que en Santiago, de Chile, naturalmente, si uno es un liberal de tomo y lomo.

PORQUE EL caso es que hay quien dice que la economía NO es una ciencia, lo cual es de una falsedad palmaria como se verá ahora mismo: ¿Cómo no va a ser una ciencia una disciplina que ha sido capaz de convertir en una categoría objetiva y en una formulación numérica un conjunto de sufrimientos subjetivos de millones de personas en España, que no se sabía cómo definir científicamente?

Ahora sabemos que eso puede hacerse y lo sabemos porque Montoro nos lo ha dicho. Esos sentimientos subjetivos y por tanto indefinibles y casi con toda probabilidad despreciables en una perspectiva de buena técnica económico-fiscal se denominan ahora, simplemente, (5,3% del PIB) Como lo de e=mc2 pero mucho menos irrefutable. Es difícil resumir en menos caracteres tantos sufrimientos, máxime cuando otros países se pasan por el forro cualquier medida del déficit. Estados Unidos tiene un déficit astronómico sobre su PIB y en cambio le prestan el dinero casi regalado. Claro, ellos tienen la porra gorda (big stick, en fino) y nadie les tose... de momento.

Ese 5,3% es el nuevo dogma de la fe: la sostenibilidad presupuestaria dentro de un orden, (dejaremos ejércitos y otros dispendios sin analizar porque no afectan a la ecuación, porque no les sale de allí a los formuladores, claro) y aquí tenemos por tanto el Alfa y el Omega de la nueva ciencia social por excelencia; por su excelencia, cabría decir.

Yo pienso que si se hiciera un buen análisis semántico del lenguaje corporal y la gestualidad de Montoro y otros adlateres se demostraría sin duda alguna que no se lo creen ni ellos. Pero tampoco se cree nadie la ley de la relatividad general y andan inventando neutrinos y otras partículas, como si nos fuera la vida en ello. Los científicos, incluidos los sociales, somos así de listos. Y perdonen este chiste malo, pero los otros tíficos (los que no se conforman con los tópicos y piensan de otra manera) no llegamos ni a cien.

De modo que queda claro: la economía podría ser una ciencia, y así se la viene considerando desde la época de los clásicos, desde Ibn Jaldún a Hayek , pasando por Ricardo, Marx o Keynes , y siempre ha intentado tomar de las matemáticas o de la lógica todos los elementos para que se la considerara como tal. Pero últimamente, los abusos de ciertas ideologías y de la econometría han hecho que, como dice Krugman , se confunda lo bello (de unas ecuaciones, por ejemplo) con lo verdadero y muchos de los modernos economistas blandan las tablas input-output como si de las mismas Tablas de Moisés se tratase, amenazando con romperlas en la cabeza de cualquiera que no se crea sus garabatos. 
 @extremenian http://extremenian.blogspot.com.
De modo que a lo mejor la economía siga siendo una ciencia social, pero actualmente de social no le queda ni mijina, que se dice por estas meridionales y un tanto occidentales tierras. Viva por tanto la Semana Santa, que acaba hoy, Domingo de Resurrección, y a lo mejor se recupera la alegría de vivir que nos están quitando con tanta austeridad de embudo. Vale."

Hasta aquí aquel escrito de hace un año casi justo... Parece que no pasa el tiempo por nosotros.
Mérida y Abril de 2013.