miércoles, 24 de abril de 2013

Piedras de molino...3 (I had a dream... or a nightmare?)


I had a dream... Yo no; yo he tenido una pesadilla.


El Dr. King tuvo un sueño que no vio cumplirse (Obama Presidente pudo haber sido una buena solución para ese sueño) pero yo en cambio tengo una pesadilla que se cumple cada día y que no es otra que la de saber que no todos somos iguales ante la ley y que incluso hay algunos personajes que hacen las leyes o hacen que otros las hagan en beneficio exclusivo de ellos: las “leyes” de la propia economía (con las que se pretende explicar la crisis del capitalismo especulativo que asola el mundo occidental responden a esta definición. No se entienden y no las entienden ni quienes las formulan. De ahí el pánico que me invade por esta pesadilla diaria.
Los políticos (supongamos que Rajoy es un político) suelen llamar a los economistas (supongamos que Guindos es economista) para que sugieran desde su ciencia las orientaciones que deban darse para conseguir cosas tan meridianamente claras como “crecimiento” o “sostenibilidad financiera”, y aquí andamos todos aperreados siguiendo las recomendaciones de los, al parecer, expertos responsables de la situación de los países (supongamos que España es un país, para este ejemplo).
Las relaciones entre deuda (pública o privada (?)) y crecimiento o si se debe vigilar la inflación o propiciar estímulos a la economía son el tema del día entre los expertos, mientras el común de los mortales se deja la vida en la lucha diaria por la subsistencia, en la mayor parte de los países occidentales. La “crisis” dura ya más de lo razonable según la historia de los ciclos de la economía y los economistas se acaban de reunir en Washington, llamados por el FMI (Guindos no fue) para tratar de entender que nos pasó, que nos pasa y como se sale de esta.
Resulta que Arkeloff, Nobel, de Berkeley, dijo que “eramos un gato subido en un árbol, aterrorizado y sin moverse por tanto”. Blanchard dijo que “No tenemos ni una pista de dónde nos llevará esto” para acabar diciendo que en cuanto a niveles de deuda pública sostenibles, preocupación por la inflación o por el crecimiento o como prevenir futuras burbujas, “estamos navegando por intuición” y que “No sabemos en realidad qué significa hoy 'estabilidad financiera'” Así nos luce el pelo, si el economista jefe del FMI está aplicando ajustes en varios países sin saber para qué... Para colmo, una teoría muy extendida sobre que un 90% de deuda sobre PIB es lo que desencadena las crisis, resulta ser un cálculo erróneo de Reinhart y Rogoff... España tenía un 25% en ese ratio al iniciarse la crisis financiera e Irlanda el 11%. Ahora, España está en el 80, Irlanda en el 102 e Inglaterra en el 86%. El huevo o la gallina.
Los que no han parado de crecer son las instituciones financieras causantes (en mi opinión, aunque no hace falta suponer que NO soy economista) de la pretendida “crisis”, que no es otra cosa que un intento de conseguir rentabilidad de sus fondos (muchos de ellos aportados por los ciudadanos o los propios Gobiernos) por otros medios cuando se les acabaron los chollos de los créditos a la construcción o al consumo. Ahora tienen que lucrarse con los Estados, que tienen mejores garantías (supongamos que tienen garantías).
A ver si es que no van a mandar un carajo ni los políticos ni los economistas y andemos todos como putas por rastrojo, al látigo de unos cuantos que se han hecho con el control del sistema financiero mundial (supongamos que España tiene uno de los sistemas financieros más fuertes: vox populi...) Esta es mi pesadilla. Por favor, despertadme de una manera no traumática, que ya tengo una edad...
La única cosa en la que estuvieron de acuerdo (algo es algo) es en buscar y definir qué límites deben fijarse a la banca, que eviten su propensión a carenar hacia el desastre (*). En mis sueños yo tengo la solución. Bajar el gato del árbol será la primera tarea, pero luego, la poda tiene que ser chica, si no queremos que se instale de nuevo entre el follaje.

Andrés Holgado Maestre. En Mérida (España) y Abril, 2013.
(*) Todas las comillas vienen a ser traducciones textuales de las intervenciones, tal como las ha reflejado el NY Times en un artículo - “Economists agree: solutions are elusive” de Eduardo Porter, del que las he extraido. Todo lo demás es mi pesadilla, transcrita, que se corresponde con cosas qe ya he escrito de una u otra forma...