jueves, 18 de abril de 2013

Sobre esta Piedra: Llamamiento a los Ciudadanos de Europa.


Ciudadanos europeos:

La Unión Europea fue un proyecto pacifista inicial de pensadores políticos del arco democristiano y del socialdemócrata, que no querían volver a ver al continente desangrarse en las terribles formas que lo hizo en la primera mitad del siglo XX. Esa CECA o CE inicial se construyó entre las reticencias importantes de los partidos comunistas de la época, que no sin razón tildaron a Europa como una unión de mercados pero no de ciudadanos. Los “liberal-conservadores” y los grupos fundamentalmente nacionalistas de diversos países tampoco colaboraron en el proyecto, al que acusaban de “burocratismo estatalista” o de desnaturalización o disolución de sus identidades nacionales.
@extremenian http://extremenian.blogspot.com
Rembrandt... Hoy, en la Colección Getty...
No obstante, la UE fue avanzando, pero especialmente a raíz de la “incorporación” a regañadientes del Reino Unido, sus aparatos administrativos y hasta su producción ideológica fue siendo dominada y controlada por el pensamiento “neoliberal” de influencia austriaca en la teoría y anglosajona en la práctica. Chicago o Thatcher misma son términos asociados a esa escuela de pensamiento insolidaria y violenta, tan ajena a los principios fundantes de la Unión Europea.
Europa, la UE, era la incómoda referencia ética que abría la posibilidad de una hegemonía de la política basada en la racionalidad democrática respecto de otros poderes y formas de organizar la política históricamente, en base a la fuerza convertida en tradición, cuando no en la mera y directa imposición de las dictaduras de los poderosos. Europa, la UE, era un faro iluminando al mundo con la luz de la libertad, la igualdad y la justicia social, frente a los mercaderes de la guerra, una idea racional de organización política que permitía pensar en una gobernanza democrática basada en la cooperación, la paz y la cultura.
Esta idea es la que se representaba en el Euro, como símbolo de esa voluntad colectiva (pese a nuestros bancos y banqueros, que lo ven como otra forma de especulación anti-social) y esa idea es la que se trata de destruir por aquellos mercaderes de la guerra y los que las financian, e incluso por los grupos nacionalistas diversos que existen en varios de nuestros países. Objetivamente, también amenazan a la idea de una Europa de los ciudadanos, en la que los Estados soberanos que conocemos y que la forman hoy pasarían a ser meros entes administrativos en un futuro cada vez más lejano.
Hay que llamar a la resistencia activa, y a esto responde este escrito, contra los ataques a nuestra unidad, tan ardua de lograr. Y más aún cuando es desde dentro de la propia Europa desde donde se dispara contra nuestros fundamentos éticos. En esta batalla debieran estar sin ambages también no solamente socialdemócratas y democristianos, sino los antiguos comunistas o verdes (como quiera que se denominen ahora estas familias políticas).
Los únicos que se auto-excluyen en cualquier proyecto colectivo son los individualistas a ultranza y los nacionalistas excluyentes, que son los dos grupos dispuestos siempre a militarizar sus “estados”. Europa ya tuvo su cuota de ambos y deben quedarse en los márgenes del pensamiento político de donde nunca debieron salir. Europa es colectiva, cooperativa y solidaria, y así debe seguir siendo.
Ahora, cuando se acercan las elecciones a un nuevo Parlamento Europeo que debiera ser la sede de la soberanía europea, hay que sacar a Europa de las garras de los neoliberales que la controlan y están matando, literalmente, a muchos conciudadanos pare defender unos valores, crecimiento y competitividad a ultranza, que NO son los nuestros.
Hay que acabar con un sistema financiero insolidario y delincuente y defender una EUROPA de los CIUDADANOS.
Hay que afirmarse:
VIVA EUROPA
VIVA EL EURO
Abajo los especuladores improductivos.
Abajo los mercaderes de armas

(Si estáis de acuerdo, traducidlo a otras lenguas del espacio europeo hasta que se entienda en todos nuestros parlamentos y en el de todos nosotros, El Parlamento Europeo. Los que tomaron la iniciativa de crear esta Unión no pueden perderla a manos de los que NUNCA han querido una Europa libre y unida. Hay que recuperar a Europa).
@extremenian http://extremenian.blogspot.com
Mérida, Extremadura, España, Abril y 2013.