martes, 18 de junio de 2013

¿Crisis? No: Un pedrusco en el espacio; un mundo nuevo y sin control.

 No hay salidas; Es un mundo nuevo y sin control


Ante los constantes intentos de explicar esta “crisis” y sus salidas, unos desde una econometría supuestamente neutral que ya no engaña a nadie, con más trampas en sus hojas de cálculo que en una película de Fu-manchú, otros desde unos pensamientos ya arcaicos basados en Bernstein o Croce, otros desde la esperanza más ingenua de los bienpensantes y algunos hasta con buenas intenciones , me veo obligado a insistir en una idea que vengo expresando desde hace tres o cuatro años con el menor de los éxitos: De esta "crisis" NO SE SALE. Porque esto NO es una “crisis”.
    

Bowman se prepara para sobrevivir en un mundo  nuevo,
  que no conoce... Está cansado, pero ya  pensará en algo. 
(A. Clarke; 2001, A space odissey)

El mundo ha sufrido o gozado de tantos cambios (la década de 1960 – cuando se filmó la película que ilustra este texto y que cambió también nuestra percepción del mundo - fue crucial en esos cambios, igual que la última del siglo pasado, con la recomposición alemana, que muchos confunden interesadamente con “la derrota y el fin del comunismo”) desde que los Estados, agentes importantes de la economía, eran una treintena frente a los doscientos que ahora “ejercen” como tales... Tantos cambios desde que las comunicaciones eran lentas y propias de los poderosos a una red global de tráfico de información y de posibilidades de desplazamientos del capital imposibles de controlar por esos mismos Estados... Tantos cambios sociales en las relaciones familiares, en las relaciones de producción, en los desplazamientos del trabajo productivo a unas u otras zonas... Tantas las diferencias en las demografías propias de cada Estado y su influencia en las decisiones... Tan grande el cambio cultural acontecido como consecuencia de una globalización de “elites” que ya teníamos desde hace unos siglos, pero que ahora se ha vuelto un fenómeno cotidiano por la presencia de TODO el MUNDO simultáneamente en la red global, con una comunicación casi perfecta entre los agentes económicos y sociales, que ya el mundo no tiene “crisis”: http://extremenian.blogspot.com
       
El mundo ES ya una crisis permanente y así va a seguir siendo de ahora en adelante. Este es el mundo que nos toca vivir hoy, y lo que cabe hacer, por parte de los trabajadores (que siguen siendo para mí los únicos elementos imprescindibles en toda ecuación social) es resistirse y evitar que se aprovechen aún más los dueños de los resortes financieros y sus correveidiles (los líderes políticos) de las miserias de todo tipo que van a hacer sufrir a la población "occidental", puesto que la otra (la de los países pobres) las han sufrido y sufren y no han desaparecido por ello.

       El problema de los que detentan el poder es intentar controlar esos cambios en su beneficio, mientras puedan pensar que tienen los medios para hacerlo. Ejercito, policías, religiones... todos los viejos resortes utilizarán. Pero me parece que TAMPOCO valen ya para este mundo nuevo y algunos parecen haberse enterado ya: Controlar la información (algo también antiquísimo: el que sabe, puede) es el objetivo expreso o implícito en las luchas sociales hoy.
     Pero ese control tampoco pudiera servirles porque es probablemente imposible frenar ya la explosión comunicativa que ha supuesto la red. El caos es la ley de la naturaleza y también vendrá a serlo de esta aldea global que ahora ya no es una intuición. Acaso se haya abierto la posibilidad real de liberación de la humanidad (después de las instructivas experiencias del Siglo XX en todos los sentidos) respecto de una capitalismo especulador y desalmado, además de perfectamente inútil, que se niega a desaparecer y que morirá, sin duda, matando, como intenta lograr encendiendo hogueras en todas partes donde piensen que pueda prosperar un fuego “purificador”.
      Os parecerá inhumano, amigos, esto que digo. Pues no lo parece: lo es. El perfil de las personas que están tratando de mantener este estalache sin que se les caiga encima me recuerda al perfil del sarnoso ese que pierde a sus hijos y se pone a hacer barbacoas.
        Creo que con esto está dicho todo... Hasta la próxima vez que deba o pueda repetirlo.

     Andrés Holgado Maestre, Mérida y Junio 2013
     http://extremenian.blogspot.com