miércoles, 4 de julio de 2012

Piedras en la conciencia colectiva: 4 de julio.

4 de julio... Dia de la independencia en Estados Unidos. Fiesta general, sentimiento de pertenencia incluso entre los desposeídos del sistema. Las bases militares se abren a las ciudades y el pueblo se integra con sus fuerzas armadas y no hay crisis ni otra cosa que orgullo colectivo en este día. Y el aparato crítico del que se dota a los estudiantes desde la primaria sigue funcionando aunque este día se aparque y se dedique uno a disfrutar del sentimiento colectivo de poder concebir una sociedad mejor cada día en la que cada uno pueda encontrar su propio camino hacia la felicidad.
Todas esas referencias, que estoy seguro que saldrán otra personas a rebatir, porque hay mucho tópico sobre los "yankies", me hacen pensar en las diferencias que existen con España... ¿Cuándo se independizó España y de quién? ¿Dónde está ese ejercito respetado y querido por todos, que forma una de las estructuras de promocióm e integración social más importantes del país? ¿Quién en España puede concebir nuestra tierra como una tierra de oportunidades y no como un cortijo de "sabe-dios-quien"? ¿Dónde está un sistema de decisión democrática local en el que se elige por los ciudadanos a los jueces o a los jefes de policía? ¿Dónde una conciencia cívica formada para que la calle, que es de todos, sea por tanto "mía", y deba cuidarla como cuido mi propia casa? ¿Cuándo podrá un español pensar que la justicia es igual para todos en España, y que nuestro Presidente sea electo y pueda ser juzgado si se excede en sus prerrogativas?
Cuando yo vea una cultura cívica y política así de potente, seré el primero en defender libertades económicas que allí pueden funcionar porque están sometidas a las leyes. La tarea en España es otra: impedir que el Estado siga siendo el cortijo de "sabe-dios-quien". No habrá moral ciudadana mientras haya Solbes, Salgados, Dívares y tantos y tantos otros escándalos que configuran la laxitud de nuestro estado democrático. No he ilustrado el asunto con el águila calva americana, tan guerrera, sino con el búho de Minerva, tan tardío en mostrar su sabiduría...
Viva el 4 de julio.