martes, 19 de julio de 2011

Una secta acaso no tan nueva...


Mammones: Una no tan nueva secta.


Estos sujetos, los mammones, a los que puede definirse como una vieja secta pero que ahora florece de manera exuberante, adoran a Mammon, que es el nombre que recibe uno de los siete Príncipes del Infierno, según la Biblia, y que representa a la avaricia y la propia riqueza material. Como todos los dioses-demonios, ha dado lugar a diversas interpretaciones artísticas, aunque en España, en nuestra cultura no es tan conocido (por ese nombre tan sonoro en español y que tan bien nos viene para el propósito de este artículo...) siendo más conocido por el "Becerro de Oro" de los relatos bíblicos, que otros asocian con Baal, en cambio. Esta pintura de primeros del XX muestra el poder de atracción para los románticos...
The Worship of Mammon. 1909. Evelyn de Morgan.
De modo que tenemos un antiguo dios de la riqueza, considerado inmoral y maligno, y cuyos adoradores son gente avariciosa que considera el que el dinero vale mucho más de lo que representa. Es un dios falso, que viene a ser la riqueza personificada. La representación de la alienación de la mercancia llamada dinero, que hubiera dicho el propio Marx. El fetichismo elevado al grado supremo de las representaciones simbólicas. La leche.

La propia palabra "Mammon" o sus derivadas se utiliza como sinónimo de un materialismo excesivo y de la propia avaricia, con los adjetivos correspondientes en el inglés culto, y se deriva del latín tardío 'mammon', y del griego 'μαμμωνάς', del sirio antiguo 'mámóna' (riquezas), e incluso parece un préstamo del arameo al hebreo, con un significado muy sugestivo que sería "aquello en lo que se puede confiar"... La ética popularmente atribuida a los usureros medievales preferidos encuentra aquí una raíz interesante (que se plasma incluso en el billete de US$, que ahora podría discutirse a que Dios se está refiriendo la leyenda "In God we trust" que aparece en su escudo...). 

En el sermón de la montaña y en otros pasajes del Nuevo Testamento aparece también en su forma siria. Dejo aquí en inglés, por su fuerza expresiva difícilmente traducible, este fragmento del Evangelio según Mateo:
"Lay not up for yourselves treasures upon earth, where moth and rust doth corrupt, and where thieves break through and steal: But lay up for yourselves treasures in heaven, where neither moth nor rust doth corrupt, and where thieves do not break through nor steal: For where your treasure is, there will your heart be also.
No one can serve two masters, for either he will hate the one and love the other; or else he will be devoted to one and despise the other. You can not serve both God and Mammon."
Matthew 6:19-21,24

En algunas versiones españolas puede encontrase en este u otros fragmentos, y se usa "Mamón" o "Dinero", como término equivalente... Según algunos Padres de la Iglesia, es otro nombre de Belcebú. La literatura inglesa del romanticismo lo trata como un ángel caído o incluso como "el embajador del infierno en Inglaterra", según De Clancy, y Thomas Carlyle habla del "Evangelio del Mamonismo" como una metáfora del espíritu británico del S. XIX.
Es similar al Pluto griego y Tomás de Aquino describe al pecado de la avaricia  de esta manera: "Mammon saliendo de los infiernos montado en un lobo, que viene a inflamar el corazón humano con la Avaricia". Ahí queda eso.
Estos tíos, con estos antecedentes, son los que forman esa secta. A ver si no es esta una buena aportación a la cultura financiera actual. Seguro que podemos encontrar nombres en todos los países que pertenecen a la misma... yo me atrevo a poner el primero y el segundo: Uno en la cárcel y el otro en lista de espera...

Warren Buffet
Bernard Madoff

... serán mammones los tíos.


Andrés Holgado Maestre. Sociólogo
En Mérida (España) y julio, 2011.

(
Debo la inspiración para este trabajo a un erudito amigo que me ha surgido en Facebook, que se denomina Espada Green y que tiene más sabiduría de la que es capaz de contener, de modo que de vez en cuando se le escapa algo, iluminando así a almas más estrechas, como la mía. El resto lo ha puesto Wikipedia, con alguna aportación del propio bagaje del firmante...)