lunes, 14 de febrero de 2011

Regalo al mundo; San Valentín, no, gracias.

¿San Valentín? No, gracias, prefiero a Silvio

La fiesta esta medio bastarda que dice que hay que regalar algo a quien sea siempre me ha parecido un poco cuento. Puestos a regalar a todos los enamorados del mundo, propongo esta canción, palabra más, tilde menos, que recuerdo y que escribió el patriarca cubano de la lengua española, Silvio Rodríquez. Dice así:

Te doy una canción

Como gasto papeles recordándote
Como me haces hablar en el silencio
Como no te me quitas de las ganas
Aunque nadie me vea nunca contigo

Y como pasa el tiempo
que de pronto son años
sin pasar tu por mí, detenida

Te doy una canción y abro una puerta
y de las sombras sales tú
Te doy una canción de madrugada
cuando más quiero tu luz

Te doy una canción cuando amanece
el misterio de tu voz
Y si no me amaneces, no me importa
Yo te doy una canción

Te doy una canción y hago un discurso
sobre mi derecho a hablar
Te doy una canción con mis dos manos
con las mismas de matar

te doy una canción y digo patria
y sigo hablando para ti
Te doy una canción como un disparo
una caricia, una guerrilla

Como doy el amor.

----------------
Lo dicho, esto es amor y el que sufrió lo sabe.
Ahora, vas, y lo cascas...

Andrés Holgado Maestre, en Mérida y Febrero, 2011