lunes, 7 de junio de 2010

Desde el origen

Voy a empezar este blog con un poema que se me ocurrió una plomiza tarde, recién regresado a mi tierra, y que llamé "Desde el origen". Como comienzo, veámos que tal queda:






Desde el Origen
Callejón innombrado de permanente umbría,
meridiano primero de la existencia mía.
Mercadillo de antiguo de nombres cambiantes.
Mañanas cristalinas, noches de fiesta y danza,
siestas de tardes densas, plomizas, olvidadas.

Fuentes en la Sierra, secarral en los llanos,
huertas olvidadas, olivares baldíos.
Iglesia omnipresente, ermitas misteriosas.
Percheles medievales; fuentes, en todas partes.

Y el Risco, dominando.
Aplastando a las casas con su mole,
abrigando a las gentes con su aliento,
refrescando las noches con sus brisas,
sirviendo de barrera al sol impío.

Tierra de límite. Frontera de Castilla.
Extremadura rota, que entrega todo a todos
y que nada recibe.
España ingrata. El mundo no percibe
cuánto debe a esta tierra, extrema, dura, rala.
Que hunde sus raíces en el suelo
para buscar la savia del mañana.

Y florecer, cuando menos se espere,
como una primavera de fecundas palabras.
Extremadura, una, florecida en mil patrias.

Andrés Holgado Maestre, en Sierra de Fuentes, a 21 de Agosto y de 2000.